16 mayo, 2014 Borja Martínez

Siglo XXI ¿Cómo sobrevivir en el siglo de los vendedores?

El siglo XXI, es el siglo de los vendedores. Hoy lo importante no es hacer bien las cosas, sino que además, tienes que saber venderlas. La materia prima más valiosa es una agenda de contactos repleta. Puedes tener la mejor maquinaria, el mejor equipo, las mejores instalaciones y el mejor producto, pero si no sabes vender, todo eso se desmorona. Por el contrario, si no tienes medios de producción, pero eres capaz de crear una cartera de clientes, puedes subcontratar todo lo demás y generarás negocio. ¿Cómo sobrevivir en el siglo de los vendedores?

Ya no nos compran. Ahora, o aprendes a vender o estás muerto. Quien no aprende a vender es carne de crisis.

Mientras no tengas clientes no tienes empresa. El antiguo concepto de gran empresa, con miles de empleados, y cientos de oficinas es obsoleto. La mayoría de esas empresas-dinosaurio están cerrando porque se vuelven lentas y no son capaces de adaptarse al mercado con agilidad. Esto quiere decir que pierden su capacidad de vender, no se adaptan a la rápida evolución de la demanda, su sistema de venta se vuelve obsoleto y deja de funcionar.

La diferencia entre tener un proyecto y tener una empresa, son los clientes.

Algunas empresas son mucho más pequeñas, tienen equipos de trabajo reducido, no se cargan de grandes costes estructurales, de tal forma que pueden adaptarse con rapidez a los cambios en el mercado. No pierden su capacidad de vender, reinventan su modelo de negocio continuamente, porque se han dado cuenta de que lo que necesitan es tener una cartera de clientes fidelizada.

Los productos van y vienen, si no funciona bien una línea de negocio, enseguida sacan su plan B y su plan C. Muchos de sus productos fracasan, pero no pierden su cartera de clientes, acaban rentabilizando, porque tienen claro que en este mercado lo importante es tener una marca y vender. Otros en cambio, continuan pensando, como en el siglo pasado, que lo importante es tener un buen producto y que si lo tienes lo venderás siempre. Estas empresas en unos años se hunden.

1. El siglo XXI es el siglo de los vendedores.
2. El siglo XXI es también el siglo de internet.
3. Por tanto en el siglo XXI es necesaria la capacidad de vender a través de internet.

Teniendo en cuenta estas premisas, una empresa debe hacerse unas preguntas:

  • ¿Estoy preparado para vender, o simplemente espero sentado a que me vengan a comprar?
  • ¿Me ocupo del tráfico de visitas a mi web, o estoy sentado esperando que la visiten?
  • ¿Estoy preparado para vender mis servicios a través de internet?
  • ¿Perfecciono continuamente mi sistema de venta a través de internet?
  • ¿Mi web la ha hecho un diseñador pensando en el diseño o una empresa de marketing pensando en la venta?
  • ¿Tengo integrado mi proceso de venta en mi estructura web?
  • ¿He implementado técnicas de cierre en mi web?
  • ¿Conozco cómo funciona el embudo de venta en mi web?
  • ¿Hago seguimiento de conversiones en mi web?
  • ¿Con qué empresa optimizo mi capacidad de venta en internet? ¿Es la mejor?
  • ¿Cuántos recursos destino anualmente a formación sobre captación en internet?

¿Mi web la ha hecho un diseñador pensando en el diseño o una empresa de marketing pensando en la venta?

Si quieres que te ayude a analizar cómo conseguir que tu web venda y a conseguir que comunique el valor que aportas con eficacia ponte en contacto ahora conmigo: borja@interaktiba.com  ¿O sigues pensando que una web no es más que un bonito diseño?

Tagged:

About the Author

Borja Martínez Consultor de marketing online. Especialista en SEO desde 2005. Social Media Marketing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡CONTACTA CONMIGO AHORA!

borja@interaktiba.com

Y descubre por qué nuestros clientes están satisfechos